Contacto eléctrico. Riesgos, medidas y formación.

10 de junio de 2021

El Contacto Eléctrico puede suceder en cualquier momento y está presente en el día a día. Por lo que resulta imprescindible conocer los riesgos y medidas preventivas sobre electricidad, además de la formación necesaria que es eficaz tanto para uso personal-doméstico como profesional-laboral.

Factores de riesgo

  • Directos: al tocar con el cuerpo un sólo elemento de la instalación o equipo en tensión, o al tocar a la vez dos o más conductores. Suelen ocurrir con los cables de alimentación de los equipos eléctricos por posibles pérdidas de aislamiento.
  • Indirectos: causado por instalaciones existentes (PVD, equipos de control,…) que no forman parte del circuito eléctrico y que en condiciones normales no deberían tener tensión.
  • Por arco voltaico (o chispas): cuando hay un salto de electricidad de un conductor a otro al abrirse o cerrarse un contacto eléctrico (ej. interruptores). Pueden ocasionar incendios o explosiones en caso de gases inflamables o explosivos en el entorno.
  • Por electricidad estática: al acumularse carga eléctrica en una superficie. Puede provocar incendios, explosiones o choques eléctricos.

Factores que determinan la gravedad de las lesiones

Intensidad (medida en Amperios (A) aunque, se emplea el miliamperio (mA)). La intensidad doméstica suele ser de 15 A, pero a partir de 8 mA se producen contracciones musculares y tetanización de manos y brazos.

Duración de la corriente (se mide en milisegundos y segundos). A mayor tiempo de exposición a la corriente, mayores son las consecuencias.

Resistencia del cuerpo humano (medida en ohmios Ω). Depende de diversos factores: humedad en la piel, edad, resistencia de contacto, trayectoria que realiza por el cuerpo, corpulencia, etc. Además, a menor resistencia, mayor intensidad, y viceversa. 

Tengamos en cuenta que:

  • La resistencia eléctrica de un cuerpo en lugares secos, es de unos 1500 Ω y de 500 Ω en lugares húmedos, aunque realmente irá en función de:
    • Las prendas de ropa
    • La zona corporal por la que circula la electricidad
    • La humedad de la piel
  • El cuerpo de niños, mujeres y ancianos es más vulnerable al tener menor resistencia.

Podemos distinguir:

  • Resistencia de contacto: varía en función de los materiales que cubran la parte del cuerpo que entra en contacto con la corriente. (piel, guantes, ropa…)
  • Resistencia de salida: varía según la resistencia del suelo, calzado o de los elementos que existan entre estas (alfombras, plataformas, baquetas, etc).
  • Resistencia propia del cuerpo: depende de la tensión y de la humedad en la piel: seca, húmeda, mojada. En piel mojada hay menor resistencia a la corriente eléctrica.

Tensión aplicada (medida en voltios). Este factor es peligroso cuando se aplica a una resistencia baja, ya que permite el paso de una corriente más potente y dañina. La tensión doméstica es de 220 V. A menor tensión, menor intensidad, y viceversa.

Trayectoria de la corriente mediante el cuerpo. Los órganos más sensibles están en la cabeza y en el tórax.

Los recorridos más peligrosos serán: 

  • Cabeza – Manos
  • Cabeza – Pies
  • Mano – Mano opuesta
  • Mano – Pie opuestos

Capacidad de reacción de las personas: edad, agilidad, corpulencia, con o sin problemas cardíacos, estado mental, etc.

Frecuencia de la corriente (se mide en hercios (Hz)):

  • La doméstica es de baja frecuencia (50-60 Hz), la más peligrosa.
  • Las corrientes de alta frecuencia, cuando son extremadamente altas, no son prácticamente dañinas.
  • La resistencia total del cuerpo humano disminuye al aumentar la frecuencia. 
  • La resistencia del cuerpo humano es más elevada en corriente continua que en corriente alterna. 
  • La corriente continua, generalmente, es menos peligrosa que la alterna

Medidas preventivas

✔ Informar al personal técnico o de mantenimiento apropiado.

✔ No tocar directamente a una persona que está sufriendo una descarga eléctrica.

✔ En caso de no disponer de formación o autorización, evitar realizar trabajos en instalaciones eléctricas de ningún tipo.

✔ Asegurarse de que no existe tensión desconectándola antes de iniciar cualquier trabajo.

✔ Hacer uso de los EPIs adecuados (casco, guantes, prendas de ropa y calzado aislantes) para aumentar la resistencia del cuerpo al paso de la corriente eléctrica.

✔ Proteger las herramientas manuales del contacto eléctrico y limpias de sustancias deslizantes (aceites o grasas).

✔ Evitar el manejo de cualquier equipo o instalación eléctrica si éstos o nosotros no estamos en condiciones idóneas para ello (ambientes húmedos, lluvia, piel mojada). En estas condiciones sólo debemos usar aparatos eléctricos portátiles a pequeñas tensiones de seguridad. una vez hayamos verificado que dichos elementos son adecuados a esas condiciones.

✔ Llevar a cabo las inspecciones reglamentarias y mantener cerrados con elementos de bloqueo (candado) los cuadros eléctricos.

✔ Asegurarse de que los elementos portátil eléctricos cuentan con un sistema de protección adecuado (doble aislamiento).

✔ No sobrecargar la instalación eléctrica, (alargaderas eléctricas) y usar las bases de los elementos con puesta a tierra verificando que ni éstos, ni el enchufe al que se va a conectar tengan desperfectos.

✔ Revisar los cables y enchufes eléctricos periódicamente evitando calibrarlos o repararlos de forma provisional por personal no capacitado.

Daños de la electricidad

La electricidad puede llegar a producir efectos fisiológicos.

Algunas lesiones directas son:

  • Fibrilación ventricular
  • Asfixia
  • Paro respiratorio
  • Tetanización
  • Electrización
  • Cosquilleo – Percepción

Como indirectos podemos catalogar los siguientes daños:

  • Quemaduras externas e internas
  • Trastornos cardiovasculares
  • Daños en el sistema nervioso
  • Lesiones oculares
  • Afección auditiva

Formación necesaria

Para poder capacitarse y trabajar en el Sector Construcción – Metal, contamos con una planificación mensual en la que ofrecemos gran variedad de cursos homologados por la Fundación Laboral de la Construcción y por la Fundación del Metal para la Formación, Cualificación y el Empleo (FMFCE).

Para la formación en electricidad contamos en concreto con el siguiente curso:

Curso de Electricidad, Montaje y Mantenimiento de Instalaciones Eléctricas de Alta y Baja Tensión

Esta formación la tenemos disponible en:

  • Curso de 4 horas (reciclaje)
  • Curso de 6 horas (un sólo día)
  • Curso de 20 horas (cuatro días)

Regulación

  • Real Decreto 614/2001 de 8 de junio, de disposiciones mínimas para la Protección de la Salud y Seguridad de los Trabajadores frente al Riesgo Eléctrico
  • Real Decreto 1215/1997 de 18 de julio de disposiciones mínimas de Seguridad y Salud para la Utilización por los Trabajadores de los Equipos de Trabajo
  • Real Decreto 842/2002 de 2 de agosto del Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión

✔ ¿Quieres formar parte del sector de la Construcción-Metal? Contáctanos y fórmate con nosotros.

Puedes compartirlo
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
info@ilurodeprevencion.com
952 640 623
P.T.A. C/ Iván Pavlov, 8, Bq. 1, Bajo-B, 29590, Málaga